Domingo, 18 de Noviembre de 2018
AL INSTANTE: Propuesta presupuestal para 2019 fortalece inversión social: Raúl Navarro Gallegos.. Ver más

Internacional

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

Alerta EU ‘invasión’ migratoria sin precedentes

Alerta EU ‘invasión’ migratoria sin precedentes

13 de Sep del 2018, Hermosillo, Sonora




Washington, DC.- El número de familiares de migrantes detenidos por ingresar ilegalmente a Estados Unidos aumentó 38% en agosto, según las estadísticas publicadas el miércoles, aumento que los funcionarios de Seguridad Nacional calificaron como una “crisis”.

 

Los agentes de la Patrulla Fronteriza arrestaron a casi 13 mil miembros de “unidades familiares” el mes pasado, según los últimos datos, el más alto registrado en agosto.

 

El aumento precedió a la decisión del presidente Donald Trump de rechazar la provisión de su campaña de “tolerancia cero” que separaba a los niños de sus padres en un intento por impedir la inmigración ilegal.

 

Los números de migración generalmente se recuperan en agosto después de una pausa en el verano. En general, la cifra de extranjeros detenidos o considerados “inadmisibles” en los pasos fronterizos aumentó a 46 mil 560 en agosto, frente a los 40 mil del 11 de julio.

 

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijeron que la llegada de tantas familias se debió a las restricciones impuestas por la Corte que limitaron la duración de la detención de niños en las cárceles de inmigración. El resultado, dijeron los funcionarios, es que los padres emplean a los niños como una forma de obtener la liberación rápida de la custodia del gobierno y evitar la deportación.

 

“Las cifras han seguido aumentando porque es una vía conocida para llegar a los Estados Unidos y se les permite quedarse”, dijo el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, calificando la tendencia como “una crisis de proporciones significativas, desde una perspectiva humanitaria y de seguridad”.

 

 

 

Trump ha utilizado las cifras de arresto mensual para medir el historial de su administración en la aplicación de la ley migratoria.

 

Con la migración ilegal aumentando nuevamente, el Presidente ha dejado de pregonar los números como una señal de su éxito, culpando a los demócratas a los que acusa de obstruir su plan de construir un muro fronterizo.

 

Los agentes que trabajan en el sur de Texas describieron a agosto como un mes ocupado de balsas cruzando el río Bravo y grupos tan grandes que tuvieron que ser cargados en los autobuses de la Patrulla Fronteriza.

 

Las detenciones de familiares migrantes aumentaron en un porcentaje similar durante el mismo período del año pasado, alcanzando 36% de julio a agosto de 2017.

 

Pero los 12 mil 774 familiares detenidos durante agosto, cifra triplicada con respecto a 2017, se encuentra entre los totales mensuales más altos registrados.

 

Además del número de familias detenidas entre los puertos de entrada oficiales, 3 mil 181 miembros de la familia intentaron ingresar desde México en los cruces fronterizos de Estados Unidos, generalmente buscando asilo, de acuerdo con Aduanas y Protección Fronteriza.

 

Restricciones y ventajas

 

Casi todos los miembros de la familia que aparecen en la frontera son del Triángulo Norte de América Central (Guatemala, Honduras y El Salvador), donde las tasas de homicidios y la pobreza extrema han alimentado la emigración durante décadas.

 

Lo que ha cambiado, dicen los funcionarios del DHS, es el creciente reconocimiento en América Central de las oportunidades que ofrecen las “fallas legales” aplicables en la Unión Americana.

 

Las restricciones a la detención de niños dejan al Gobierno federal sin poder para detener a los padres que están con sus niños, señalan autoridades.

 

“Los traficantes de personas y los ilegales comprenden nuestras leyes de inmigración rotas mejor que la mayoría y saben que si una unidad familiar ingresa ilegalmente a EU es probable que sean liberados en el interior”, dijo el vocero de DHS, Tyler Houlton.

 

“Sabemos que la gran mayoría de las unidades familiares que han sido liberadas, a pesar de no tener derecho a permanecer en ningún estado legal, nunca se van a retirar”, dijo Houlton. Según las últimas estadísticas del DHS, agregó, más del 98% de los miembros de la familia de El Salvador, Guatemala y Honduras que llegaron entre octubre de 2016 y junio de 2017 todavía están presentes en Estados Unidos.

 

Por ley, el gobierno puede retener a los niños en cárceles de inmigración por hasta 20 días. Tal limitación, dicen los oficiales del DHS, obstaculiza los esfuerzos de cumplimiento y los resultados en un sistema, llamado Atrapar y liberar, lo que atrae a más y más padres a llevar a los niños hacia el norte por un camino peligroso dominado por mafias de contrabando.

 

“Tenemos una población cada vez más vulnerable en manos de organizaciones delictivas cada vez más violentas”, dijo McAleenan. De acuerdo con las estimaciones de Aduanas y Protección Fronteriza, el viaje a Estados Unidos desde Centroamérica cuesta entre 5 mil y 8 mil dólares (hasta 151 mil pesos) dijo, generando 2 mil millones de dólares al año en ganancias contrabandistas.

 


 

Desafíos legales

 

El DHS está planteando nuevos desafíos legales a las reglas de detención de menores en un intento por mantener a las familias durante el tiempo que sea necesario para adjudicar sus apelaciones de asilo u otras formas de protección humanitaria ofrecidas por el sistema de inmigración de EU.

 

También existe la preocupación de que la publicidad generada por la estrategia de separación de la familia de Trump y su abrupta reversión haya tenido el efecto involuntario de fomentar más migración.

 

Los agentes fronterizos que respaldaron la ofensiva de Trump dicen que los contrabandistas les dicen a los clientes potenciales que su ventana puede cerrarse si las reglas se vuelven a ajustar.

 

McAleenan estuvo de acuerdo y dijo que la orden ejecutiva de Trump posiblemente contribuyó al flujo reforzando “la constatación de que aún existe una brecha para las unidades familiares”.

 

Pretextos

 

Trump ha mencionado tales oleadas de migrantes para justificar su impulso a un muro fronterizo y en las últimas semanas ha repetido las amenazas de cerrar el Gobierno federal este otoño si los legisladores no financian el proyecto.

 

“Una Administración diferente vería esto como una razón para cruzar el pasillo y unirse en una solución a largo plazo que tenga algo para todos, desde el acceso al asilo hasta la seguridad, y aborde por qué los centroamericanos están huyendo, pero eso no va a suceder”, dijo Adam Isacson, analista de seguridad de la Oficina de Washington para América Latina, un grupo de derechos humanos.

 

“Mi temor es que esta Casa Blanca use el aumento de los números para para limitar aún más la inmigración legal”, dijo Isacson.

 

Las cifras de Aduanas y Protección Fronteriza muestran que el número de inmigrantes menores de 18 años bajo custodia también subió el mes pasado, y el Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo esta semana que tenía 12 mil 800 menores en sus refugios, un número récord.

 

Desvió Trump fondos a centros de detención

 

El gobierno del presidente Donald Trump desvió cerca de 10 millones de dólares del presupuesto de la Administración Federal de Manejo de Emergencias (Fema) hacia centros de detención migratoria, denunció un legislador demócrata. El senador de Oregon, Jeff Merkley, señaló que la transferencia de recursos fue solicitada por el Departamento de Seguridad Interna (DHS) al inicio de la temporada de huracanes, que cada año comienza en julio.

 

“Este es un escándalo, justo cuando los ciudadanos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes están sufriendo por los insuficientes esfuerzos de recuperación de Fema”, sostuvo. Merkley lamentó que los casi 10 millones de dólares para la emergencia por desastres naturales hayan sido en cambio usados para implementar la polémica política de “tolerancia cero” de Trump.

 

El documento hecho público muestra que los 9.8 millones de dólares estaban etiquetados para gastos de viaje y el DHS niega que hayan sido desviados de los fondos para ayuda por desastres. El presupuesto de FEMA es de más de mil millones de dólares anuales.

 

 

 

Con información de Reforma, The Washington Post y Notimex



Compartir




LO MÁS VISTO