Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
AL INSTANTE: Financiarán Guardia Nacional con venta de departamentos.. Ver más

Gadgets

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

Bajan las acciones de los gigantes: Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google

Bajan las acciones de los gigantes: Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google

04 de Dec del 2018, Hermosillo, Sonora

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante 2017 y en las primeras semanas de este año, unas cuantas acciones preferidas de empresas tecnológicas, conocidas como FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google, que es parte de Alphabet), impulsaron un aumento rápido en el índice S&P 500 de valores estadounidenses.

 

En medio de la agitación que experimentaron los mercados este año, parecían una especie de refugio. Sin embargo, esta semana las acciones del grupo FAANG y de otras empresas tecnológicas protagonizaron una venta masiva en los mercados accionarios globales.

 

En dos días de operaciones, el 19 y 20 de noviembre, las acciones FAANG bajaron más con respecto a los valores pico que habían alcanzado este mismo año. En su punto más bajo, las cinco bajaron más del 20 por ciento con respecto a sus valores tope. Se evaporaron miles de millones de dólares del valor del mercado accionario.

 

Apple, que había alcanzado una capitalización accionaria de un billón de dólares a principios de agosto, se valuó en 840.000 millones de dólares al cierre del mercado de valores de Nueva York el 20 de noviembre. La capitalización de mercado de Amazon, que alcanzó fugazmente el billón de dólares en septiembre, bajó a 731.000 millones de dólares.

 

El retroceso que experimentaron las acciones de las empresas tecnológicas estuvo vinculado a una baja más generalizada en los precios de las acciones. El valor del índice S&P index para este año apenas ha subido. Los demás mercados de valores importantes del mundo se encuentran en números rojos; de todos ellos, el de China ha sido el más afectado, con una baja de un quinto de su valor desde el 1.° de enero.

Algunos factores específicos han afectado los precios de las acciones de empresas tecnológicas, como nuevas inquietudes en cuanto al aumento en la capacidad de fabricación de chips, pero sería más preciso decir que las ansiedades que han afectado al resto del mercado bursátil, como las señales de ralentización en el crecimiento del PIB global y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, ya alcanzaron también a las empresas tecnológicas.

 

El mes pasado ocurrieron algunos tambaleos iniciales, cuando un grupo de empresas fabricantes de semiconductores registraron bajas en el precio de sus acciones. Este patrón se repitió cuando los resultados para el tercer trimestre de Nvidia, fabricante de chips utilizados para los juegos digitales, no cumplieron las expectativas. El precio de sus acciones se desplomó.

 

A su vez, esa caída hizo que se materializaran dudas latentes sobre las perspectivas de Apple. Bastaron noticias de que sus proveedores iban a reducir la producción para provocar una caída de un 8.6 por ciento en el precio de las acciones de Apple en dos días. El razonamiento es que, conforme se ralentice la economía, las personas tardarán más en cambiar al teléfono más reciente. De igual manera, las empresas pospondrán los gastos que no sean esenciales, como la publicidad, la fuente de ingresos de Facebook y Google... así que sus acciones también bajaron de precio.

 

Para el grupo de acciones FAANG, la gravedad también tiene efectos. Su ascenso fue tan espectacular que estaban condenadas a caer tarde o temprano. Nadie podía predecir con exactitud cuándo ocurriría, o por qué, pero la esperanza que muchos inversionistas albergaban de ser invulnerables a las preocupaciones en torno a la economía ha quedado resquebrajada.

 

Una ralentización en el crecimiento del PIB de Estados Unidos parece ineludible para el año próximo, cuando se desvanezca el ímpetu de los recortes fiscales y los aumentos en la tasa de la Reserva Federal afecten más. Para aliviar la ansiedad que genera la economía mundial, es necesario encontrar señales de crecimiento más sólido en otras partes del mundo.

 

Por el momento, mucho depende de en qué acabe el tira y afloja entre la política de estímulos y la carga de los aranceles estadounidenses en China.



Compartir