Miércoles, 26 de Junio de 2019
AL INSTANTE: Ganan apoyo 13 festivales de Sonora.. Ver más

Viral

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

¿Por qué nos cuesta tanto cumplir los propósitos de Año Nuevo?

¿Por qué nos cuesta tanto cumplir los propósitos de Año Nuevo?

11 de Jan del 2019, Hermosillo, Sonora

MADRID.

 

Como siempre por estas fechas hacemos balance del año transcurrido y de nuestra situación personal. Lo que más suele preocuparnos son nuestro estado físico -que, tras los excesos navideños, se suele resentir aún más- y emocional.

 

Con el inicio del nuevo año, movidos por el espíritu renovador de estas fechas, nos marcamos una serie de objetivos personales que nos proponemos cumplir en pocos meses. Pero ¿qué sucede después?, ¿dónde quedan esas buenas intenciones?, ¿por qué nos cuesta tanto conseguir los propósitos marcados?

 

El equipo de expertos de mediQuo -una app de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana– ha analizado cuales son los objetivos de Año Nuevo más habituales y nos explican donde residen las dificultades de cada uno de ellos y nos ofrece prácticos consejos para conseguirlos:

 

 

 

REDUCIR EL CONSUMO DE AZÚCARES Y GRASAS

 

Los alimentos procesados son los que contienen más altos niveles de grasas y azúcares, pero están elaborados para ser sabrosos, apetecibles y fáciles de comer. Por ese motivo, suelen ocupar un lugar preminente en nuestra dieta habitual. Sin embargo, un consumo excesivo de estos nutrientes está relacionado con la aparición de complicaciones como el sobrepeso, la diabetes o la hipertensión.

 

Tomando en consideración a este hecho, podemos intensificar nuestra fuerza de voluntad y seguir una serie de consejos para minimizar el consumo de azúcares y grasas en nuestra dieta.

 

 

Por ello, Sonia Cibrián, especialista en Nutrición de mediQuo, afirma que hay que “escoger alimentos con bajo nivel de lípidos y emplear trucos como eliminar toda la grasa visible de las carnes antes de cocinarlos, preparar los estofados con antelación y retirar la capa de grasa superior que aparece al enfriarse con una cuchara o espátula o emplear formas de cocción que no requieran aceite (plancha, grill, horno, papillote...), para conservar el sabor de los alimentos, pero sin grasas innecesarias”.

 

Respecto a los azúcares, Cibrián, hace especial hincapié en eliminar de nuestras despensas aquellos alimentos ricos en calorías y sustituirlos por refrigerios más saludables. Asimismo, recomienda “tomar de 2 a 3 piezas de fruta al día, evitando aquellas con abundante contenido en azúcar (plátano, uva, higos, chirimoyas…) o utilizar endulzantes alternativos como la miel o la canela, que además tiene propiedades antioxidantes, antibacterianas, antiinflamatorias y laxantes”.

 

 

 

PRACTICAR EJERCICIO REGULARMENTE

 

Muchas personas no se ejercitan de forma habitual, solo se plantean hacerlo cuando los kilos de más van subiendo en la báscula. El problema es que la motivación de los seres humanos funciona mediante la recompensa inmediata y los beneficios de la práctica de ejercicio no se aprecian rápidamente. Por eso es importante pensar que el objetivo no es la pérdida de peso sino incorporar el ejercicio físico dentro de nuestra rutina vital y mantener saludable nuestro cuerpo.

 

 

Según el entrenador personal, David Peinado, es aconsejable iniciar los “entrenamientos suavemente, con un periodo de adaptación de 30-45 días, a lo largo de los cuales se vaya aumentando progresivamente la intensidad de los ejercicios. Lo más importante es que cada persona y cada familia tomen conciencia de que es necesario practicar entre 45 minutos y 1 hora diarias de actividad física y se organicen para lograrlo”.

 

 

 

ABANDONAR EL TABACO

 

Los cigarrillos contienen nicotina y otros componentes químicos que crean adicción en el organismo humano. Sin embargo, la dependencia química no dura más de una semana, es la psicológica la que causa mayores dificultades a los fumadores: ansiedad, aumento de apetito, irritabilidad, insomnio..., son algunos de los efectos del síndrome de abstinencia.

 

 

Para los especialistas médicos de mediQuo, es fundamental ser conscientes de los importantes beneficios de abandonar el tabaco (disminución de la presión arterial y del ritmo cardíaco, reducción del riesgo de padecer cáncer de pulmón, lengua o garganta…) y llevar a cabo una estrategia que incluya “cambiar nuestro estilo de vida para evitar las situaciones que nos inducen a fumar, crear una lista de razones para abandonar este vicio, reducir paulatinamente el número de cigarrillos diarios, hacer deporte para reducir la ansiedad, recabar el apoyo de familiares, calcular el ahorro económico que supone y planificar darnos un capricho con ese dinero”.

 

 

 

REBAJAR EL NIVEL DE ESTRÉS

 

El estilo de vida actual nos mantiene permanentemente activos y estresados, si no somos capaces de gestionar esta situación, podemos acabar psicológicamente afectados y padecer enfermedades causadas de forma directa por el estrés (depresión, riesgo de infarto, hipertensión, contracturas, bruxismo...).

 

No obstante, frenar y cambiar nuestro estilo de vida no es algo sencillo, porque en muchas ocasiones no nos damos cuenta de cuál es el problema real. Así que, en primer lugar, es necesario detectar la acción perjudicial del estrés y tomar la determinación de modificar nuestros hábitos.

 

“Seguir una dieta equilibrada y hacer deporte de forma habitual, evitar la cafeína, el alcohol, el tabaco y otros tóxicos, realizar técnicas de relajación como el yoga, dormir un número suficiente de horas, tratar de ser optimista y afrontar las situaciones con humor y buscar momentos para la serenidad y el disfrute personal”, son algunos de los consejos que señala Judit Calpe, doctora del mismo equipo.

 

 

DESCONECTAR DEL MÓVIL Y RECONECTAR CON LAS PERSONAS

 

Los dispositivos móviles son una gran tentación, una ventana permanentemente abierta que nos da la posibilidad de relacionarnos de forma inmediata con infinidad de personas. Tenemos la sensación de que estamos más conectados que antes con las personas e incluso con aquellos que no pertenecen a nuestro círculo más cercano. Sin embargo, eso no es del todo cierto, ya que, aunque interaccionemos diariamente mediante la Red, nos olvidamos de disfrutar aquellos momentos en los que estamos presentes. Eso sucede, incluso, con las mismas personas con las que solemos interactuar digitalmente. En consecuencia, nuestras relaciones face2face, acaban deteriorándose.

 

 

En palabras de Paula Rueda, psicóloga, “tenemos tiempo para todo y hay que aprovechar esos momentos con la familia y amigos aportando nuestro 100%, disfrutaremos más y conectaremos mejor con ellos. El móvil está siempre disponible, pero, en cambio, estos encuentros entre seres queridos no siempre son posibles por disponibilidad, distancia, trabajo... por lo tanto desconectar para conectar es un buen comienzo para disfrutar de ellos y que ellos disfruten de nosotros”.

 

 

 

dre



Compartir




LO MÁS VISTO