Viernes, 26 de Abril de 2019
AL INSTANTE: Denigrante conducta ante el pleno de algunos integrantes de Morena.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Munro no tiene calidad moral (van varios ejemplos)

#LaColumna: Munro no tiene calidad moral (van varios ejemplos)

14 de Jan del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

A Ernesto Munro Palacio, dirigente estatal del PAN, le dio por juzgar con severidad pontificia el gobierno de Claudia Pavlovich Arellano.

A la actual administración, repentinamente, le dedicó las etiquetas de “mediocre”, “represivo”, “autoritario”, “corrupto”.

Así lo define, sin la menor vergüenza política:

Este Gobierno va sin dirección, dando tumbos, a lo mejor con sugerencias de sus equipos, porque todos sabemos que no es un sólo equipo, que hay enfrentamientos y una división interna y muchas opiniones diversas y ella no tiene la capacidad para conducir”.

Desde luego, a esta inusual crítica del opositor panista la acompaña una defensa emocional del ex gobernador Guillermo Padrés, a quien compadece por perseguido y le reconoce grandes obras como el estadio y el acueducto.

Munro no presenta una sola prueba que demuestre la presumida corrupción del gobierno de Claudia Pavlovich, solo son sus dichos y la entendible percepción intencionada de quien pretende aprovechar una coyuntura.

Si somos honestos, Ernesto Munro no tiene calidad moral para señalar ningún tipo de corrupción (lo cual no invalidaría la acusación si estuviera formal y jurídicamente fundamentada).

Lo que Ernesto Munro hace pareciera más bien un reflejo de lo vivido en su etapa de Secretario en el Nuevo Sonora, bajo la lógica cínica del “todos somos iguales”.

Munro está impedido a condenar la actuación de un gobierno, desde el momento en que se acompaña de quienes provocaron la crisis de credibilidad y operatividad que todavía padecen algunas instituciones estatales.

Mediocre, el gobierno anterior que resolvía el eterno conflicto del transporte público dando raites.

Represivos y autoritarios, los funcionarios padrecistas facultados y obligados a consensuar el funcionamiento del acueducto Independencia. Área donde, por cierto, trabajaba su secretaria general Lisette López.

Corruptos, los funcionarios que intervinieron en la construcción del Estadio Sonora y en la confección y reparto de los uniformes escolares. Y de estos dos aspectos puestos por Munro de ejemplo, aún se desahogan denuncias penales.

A Munro no le alcanza la voz para recriminar a un gobierno, cuando desde el ayuntamiento de Puerto Peñasco se desviaron recursos (cuando menos humanos) para llevarlo a la dirigencia estatal del PAN.

¿O a Neto Munro le parece correcto que un colaborar de su hijo Kiko, Humberto Souza, despache desde Hermosillo y tenga como prioridad asistirlo en labores partidistas?

No se puede aspirar a ser digno de confianza cuando las complicidades del pasado te condenan y las acciones presentes no mantienen congruencia con lo que se dice en medios de comunicación.

El PAN Sonora difícilmente será opción si quienes ahora lo controlan no entienden se viven otros tiempos.

Que hacer política ya no es sinónimo de simular o engañar y que la sensación de obsoleto se consolida en lo tradicional y torpe de sus expresiones.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                    

Twitter: @masmedio 



Compartir




LO MÁS VISTO