Miércoles, 20 de Marzo de 2019
AL INSTANTE: Al menos 400 muertos en sureste de África por ciclón.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Ana comete un error de primaria

#LaColumna: Ana comete un error de primaria

19 de Feb del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio  

Como producto electoral que se aleja de los estándares tradicionales, Ana Gabriela Guevara podría ser una de las figuras más atractivas y rentables en la iniciada contienda por la gubernatura.

Pero Ana está cometiendo el típico error de funcionario federal bendecido y posicionado: actúa como candidata infalible, no valora consecuencias y relega sus obligaciones como Comisionada Nacional del Deporte.

Sin tener necesidad, provocó un expansivo conflicto al interior de la bancada petista que –nadie dudaba- ella controla en el Congreso del Estado.

El tiempo que Ana Guevara utiliza con el diminuto diputado Rodolfo Lizárraga, la distrae de sus dos objetivos prioritarios y la exhibe como política ambiciosa, limitada e intolerante.

Su mayor problema –ahora- es que se volvió blanco visible y empezó a sumar enemigos prematuramente.

Alguien que entiende de los efectos negativos de no medir costos de las batallas sin sentido que se promueven al interior de un partido, describe a la Comisionada como una jugadora de Grandes Ligas que se bajó a practicar slow pitch en una liga de Guaymas.

Ana corre el riesgo de convertirse en un caso problema para el Gobierno Federal, en donde siempre harán falta culpables o piezas para el sacrificio.

Guevara también equivoca involucrando a la dirigencia nacional del PT en temas francamente domésticos.

Su posición al interior del PT es de privilegio, pero principalmente por representar una de las militantes con mayor proyección gubernamental.

A Ana Gabriela Guevara no le conviene ser etiquetada, desde ahora, como una aspirante corrosiva y que cargue con el desgaste de haber tenido que enfrentar-eventualmente- a adversaros de verdadero peso político dentro del gobierno de México.

La imagen de conflictiva y autoritaria le restará posibilidades de futuras alianzas, y le permite argumentos para exhibirla a sus similares de otros partidos.

Como velocista de los 400 metros, Ana Gabriela debe saber que toda carrera se administra y que se compite –únicamente- con quienes aparecen en la pista, no con quienes gritan vulgaridades desde las gradas.

Y que con una sola salida en falso puede quedar eliminada.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com    

Twitter: @masmedio  



Compartir