Jueves, 23 de Mayo de 2019
AL INSTANTE: Libera Gobernadora borregos cimarrones a la vida silvestre.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Por la legítima defensa y la no claudicación

#LaColumna: Por la legítima defensa y la no claudicación

20 de Mar del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Cuando escuchamos que una autoridad como la alcaldesa de Guaymas se jacta de estar por alcanzar el primer lugar en seguridad, a horas de registrarse en su municipio una ejecución múltiple, no podemos menos que sumarnos a todo proyecto realista y de beneficio ciudadano.

La desvergüenza con la que se expresan algunos gobernantes, puede obligarnos a legalizar la autoprotección; pero no a normalizar la delincuencia ni a claudicar frente a la incompetencia.

Ayer, el diputado panista Gildardo Real Ramírez presentó una pertinente iniciativa con el objeto de hacer adecuaciones relacionadas a la legítima defensa como causal de exclusión del delito.

En su exposición de motivos, este legislador –uno de los más capaces y productivos de la actual Legislatura- se dijo comprometido en buscar políticas públicas de seguridad para los ciudadanos donde se elimine lo que no ha funcionado y se trabaje en acciones reales.

A nombre del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, expuso que los sonorenses vivimos con miedo no sólo de ser víctimas de la delincuencia sino de la impunidad en la que ésta opera en nuestras ciudades.

Y ofreció algunos datos tan irritantes como descriptivos:

En Sonora sólo en 2017 se perpetraron 113 mil robos a casa habitación. Es decir, el 13.8 por ciento de todos los delitos en el estado.

Las pérdidas materiales por cuenta de los robos a los hogares de los sonorenses asciende a 3 mil 989 millones de pesos.

De 2015 a 2018 los robos a negocio con violencia crecieron un 489% de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 2018 fue un año récord en Sonora en este tema.

En ese mismo año, el 52% de los robos a casa habitación fueron ejecutados con lujo de violencia y en negocios, el alarmante 82% de los delitos se perpetraron en esta modalidad.

Y sólo el 7% de los delitos ocurrido en Sonora se denuncian porque el 93% de las víctimas tienen miedo a ser delatados por las autoridades.

Un entorno de impunidad e indefensión casi absoluta, al que habría de agregarse el cinismo de personajes como Sara Valle y todos-as aquellos que todavía se atreven a simular o a presumir disminuciones en incidencia delictiva.

En el Código Penal ya existe la figura de legítima defensa, aunque acotada a despropósitos como la proporcionalidad. Es decir, para que puedas utilizar un arma de fuego en protección de tu hogar y familia, antes el delincuente tuvo que haber accionado una.  

Además, quien está obligado a comprobar la legítima defensa ¡es la víctima y probablemente desde la cárcel!

Lo que Gildardo Real plantea es que la legítima defensa se presuma por ley, modificando un artículo para que sea el ministerio público el que ostente la carga de la prueba.

La defensa del patrimonio, de la integridad y la dignidad de las personas –como señala elocuentemente el diputado- no puede tener límites ni estar condicionada a legislaciones absurdas.

Es otorgarle garantías al ciudadano que por naturaleza defenderá siempre su derecho a la tranquilidad.

Pero sin que se exima, agregaríamos, de responsabilidad a quienes por obligación gubernamental tendrían que garantizar que estas agresiones-ataques no ocurran.

No nos resignemos a la inseguridad, no permitamos la ineficiencia.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                             

Twitter: @masmedio



Compartir




LO MÁS VISTO