Jueves, 23 de Mayo de 2019
AL INSTANTE: Libera Gobernadora borregos cimarrones a la vida silvestre.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: El debut de Ana y la consolidación de Alfonso

#LaColumna: El debut de Ana y la consolidación de Alfonso

03 de May del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

No hemos escuchado un solo reclamo o autocrítica por el gravísimo episodio de inseguridad que vivieron los jóvenes atletas sonorenses de alto rendimiento secuestrados en Cancún previo al inicio de la Olimpiada Nacional 2019.

Por algún motivo de conveniencia política y gubernamental, de todos los niveles, el indescriptible suceso de inseguridad por el que pasaron estos deportistas y su entrenador, no ha logrado la atención ni ocupado los espacios que corresponden.

Para la Comisión del Deporte del Estado de Sonora, Codeson, es suficiente con “reprobar y lamentar” -¡ni modo que lo apruebe y lo celebre!- el acontecimiento, dejando constancia de que la dependencia “atiende la situación”.

Incluso, un generoso y diligente Genaro Enríquez Rascón informó que de inmediato se puso en comunicación con las familias de los deportistas, a quienes se les ofreció el apoyo en las gestiones para su atención y traslado de regreso.

Pero lo más delicado, es que este funcionario estatal mintió al asegurar que los atletas se encuentran a salvo “tras la intervención de la autoridad local”.

Los menores y el entrenador, ¡porque los jóvenes son menores de edad!, escaparon de sus captores aprovechando un descuido de éstos y fue en ese momento que ellos piden auxilio a la policía de Cancún.

Es decir, gracias a la astucia de las víctimas y a la fortuna que los acompañó; no a la intervención de la autoridad local.

De Genaro Enríquez se esperaría previsión, honestidad y más prudencia, así como el valor suficiente para reclamar en la proporción de lo ocurrido a la directora de la Conade, al gobierno municipal de Cancún, al gobierno de Quintana Roo y al gobierno federal.

¿Ninguna de estas autoridades y directores del Deporte sabían que Cancún es uno de los 50 municipios más inseguros del País? ¿Ana Gabriela Guevara no es capaz, si quiera, de garantizar seguridad a los participantes de su primera Olimpiada Nacional? ¿Así debuta?

No es decoroso que esta aspirante a candidata, se incline por resaltar la colaboración de los tres órdenes de gobierno “para que este asunto no llegara a más” y explique el incidente como “parte de la historia de nuestro México”.

Como Comisionada del Deporte, Ana Guevara está obligada a garantizar las condiciones de seguridad para todos los deportistas que asisten a un evento que ella organiza.

Tiene la única tarea de desplegar toda una labor de coordinación y planificación que difícilmente se puede hacer desde Sonora y encabezando cabalgatas cada fin de semana.

Lo suyo es una omisión criminal a su responsabilidad como alto servidor público, consentida por quienes desde el gobierno federal le asignan una proyección electoral inmerecida e insostenible.

En cuanto al secretario Alfonso Durazo, su historia no es distinta en incapacidades y negligencias, pues al parecer se consolida como un político pretensioso y que carece de estrategia.   

Y en seguridad pública no se admiten ambiciones, no hay disculpa que valga ni sirven buenas intenciones.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                                

Twitter: @masmedio



Compartir




LO MÁS VISTO