Viernes, 20 de Septiembre de 2019
AL INSTANTE: Enrique Iglesias anuncia lanzamiento de álbum.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: El mismo Ernesto Gándara de siempre

#LaColumna: El mismo Ernesto Gándara de siempre

09 de May del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Hasta hace unos meses era impensable, irrisorio que una expanista con nuevo partido imaginara ser candidata a gobernadora y se le ocurriera pedir el apoyo del priista Ernesto Gándara Camou.

Ayer, María Dolores del Río Sánchez confió esta animosa intención a un grupo de influyentes colegas periodistas que no ocultaron el asombro.

¿Qué pasó? ¿A qué se atiene o qué está viendo la diputada de Movimiento Ciudadano para tal atrevimiento? El mismo Ernesto Gándara lo explica con su obsoleta y limitada conducta.

En una entrevista, luego de participar en un encuentro de autoelogios con exalcaldes de Hermosillo, Gándara pidió darle la oportunidad de trabajar al presidente López Obrador porque “va empezando” y la mayoría de los mexicanos votaron por él.

Como en lo relativo al PRI, sus dirigencias y sus gobiernos, locales y nacionales, Ernesto Gándara no articula un solo cuestionamiento o reflexión inteligente de lo que está haciendo mal o incumpliendo el partido que los pulverizó a todos.

No hay una sola opinión de la cancelación de programas sociales, de la inexperiencia de los delegados federales, la ignorancia de los diputados locales o del drama que a diario se vive en seguridad pública.

Es el mismo Ernesto Gándara que sigue tibio, no toma riesgos y juega siempre pegado a la barda.  

Ernesto debe ser candidato por mérito propio, por la suma de sus acciones individuales y la cohesión social y partidista que logre en torno a su proyecto, cuando lo tenga y presente.

Gándara no puede ser candidato por descarte o como única alternativa medianamente viable frente a la esperada derrota.

Ernesto necesita mostrar y asumir liderazgo opositor, que su promovida fama de candidato rentable (¿?) se refleje en sus reflexiones críticas y aportaciones constructivas, alejado de lugares comunes y generalidades para evitar compromisos.

Que tenga iniciativa, que opere, que dirija, que resuelva; que se convierta en enlace, en gestor y se la viva en los municipios, en las colonias.

Que se rebele, que sea referencia, que sea opción para otros partidos, para otros candidatos. No lo contrario, no al revés.

Por ello luego no extrañe que surja, en esta otra ocasión que se aventure, un aspirante arrojado, ingenioso, motivado, apasionado que vuelva a dejarlo en el camino.  

En el sistema PRI que presenta las mismas carencias y padece los mismos complejos post electorales, Ernesto Gándara encuentra esa anhelada oportunidad política para demostrar capacidad y entusiasmo.

Pero parece que Ernesto Gándara le teme al protagonismo, le asusta alejarse de la comodidad que le permite el prestigio artificial que le han confeccionado.

En esta nueva circunstancia, la desgastada narrativa de la víctima quedará nulificada ante el privilegio de la candidatura entregada.

¿Podrá Ernesto Gándara justificar con talento lo que nunca consiguió y que ahora le regalan? ¿Es Ernesto Gándara el candidato que hoy ocupa el PRI Sonora?

Tal vez sean esas respuestas calladas las que alienten a María Dolores… y a otros aspirantes que no tardan en despertar para entenderlo.

Dentro y fuera del PRI.

Alfonso no lo merecía, lo ocupaba

Por si algo le faltara al secretario Alfonso Durazo Montaño, ayer el Presidente de la República le puso la etiqueta de su “suplente” en la conducción de la tarea de Seguridad Pública.

Él es el que nos coordina, es el que lleva la agenda, es el que está pendiente de que se cumplan los acuerdos; Alfonso Durazo, que me apoya mucho en todo esto que estamos llevando a cabo”, dijo Andrés Manuel López Obrador.

No sabemos a qué obedece esta inusual manifestación del Presidente, pero no puede verse como aislada si se registra el contexto y analiza el entorno del Secretario.

Aquí, a la alcaldesa Célida López le dio un arranque incontrolable por agradecerle a Alfonso Durazo su gestión “para lograr que el estadio Héctor Espino sea adquirido por la Federación y siga siendo un espacio deportivo al servicio de la comunidad”.

En la Ciudad de México, se difundió en tuiter una imagen donde el empresario duracista Alfonso González Morillas se había reunido con el polémico analista de la 4T Antonio Attolini.

Y ayer mismo, casualmente Attolini destacó en sus redes el discurso de AMLO hablando de su “suplente” sonorense.

Nada es fortuito, en política no hay coincidencias.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                                

Twitter: @masmedio



Compartir




LO MÁS VISTO