Jueves, 23 de Mayo de 2019
AL INSTANTE: Libera Gobernadora borregos cimarrones a la vida silvestre.. Ver más

Nacional

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

Aula es para enseñar y ahí también dormimos

Aula es para enseñar y ahí también dormimos

15 de May del 2019, Hermosillo, Sonora

En México hay más de 1 millón de maestras y maestros que laboran en la educación básica (preescolar, primaria, secundaria), de acuerdo al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

 

De esa cifra, más de la mitad trabajan en escuelas primarias de todo el país y entre ellos están Felipe de Jesús Pliego Platas y Teodulo Rubio Espinosa, quienes son maestros rurales en el Estado de México e Hidalgo, respectivamente. 

 

alumnos de una escuela rural

 

 


LA ESCUELA ES SU SEGUNDO HOGAR, AUNQUE NO HAY CELEBRACIÓN POR DÍA DEL MAESTRO

 

Felipe de Jesús Pliego Platas es maestro de segundo grado de primaria en una escuela de la comunidad de Tenanguillo de las Peñas en el municipio de Sultepec, en la sierra del Estado de México. 

 

Le doy clases a 25 alumnos y en la escuela existe una población aproximada de 180 estudiantes”, detalló el maestro.

 

El profesor relató que llegó al magisterio por cuestiones de economía, ya que la Escuela Normal donde estudió se localiza a 15 minutos de su casa, lo que demandaba una menor inversión económica para sostener su carrera.

 

Al terminar su carrera se fue a radicar a la comunidad San Miguel Totolmaloya y hacía una hora de camino para llegar a la escuela donde trabaja, sin embargo, al cabo de cuatro meses decidió mudarse junto con otros compañeros a la primaria, la cual adoptaron como su segundo hogar. 

 

Cada aula constituía nuestro dormitorio y lugar de trabajo. Cuando nos mudamos nuestra rutina cambió un poco.  A las 5 de la mañana bajamos a la barranca a recoger agua, cada uno de nosotros sube un bote para bañarse a las seis. Ya bañados, acudimos a tomar el desayuno que nos prepara uno de los pocos vecinos cercanos a la escuela. Posteriormente esperamos la llegada de los alumnos, la mayoría caminan 2 horas en promedio desde sus casas hasta la escuela y comenzamos nuestra labor cotidiana”, explicó Felipe de Jesús.

 

Aseguró que las condiciones de la educación rural son marginales en todos los sentidos, “la mayoría de las escuelas rurales adolece de los servicios básicos (agua potable, luz eléctrica y transporte)”.

 

Por lo que a su punto de vista, es preciso atender la infraestructura material de las instituciones educativas rurales para iniciar la mejora educativa en el país.

 

Desgraciadamente, como las condiciones son adversas, los maestros que llegan a laborar en estos sitios, buscan cambiarse tan pronto como les sea posible, cortándose la posibilidad de darle continuidad y solidez a proyectos educativos que pudiesen elevar la calidad académica de los escolares”, señaló.

 

El maestro Jesús reveló que en su escuela no hay una celebración especial por el Día del Maestro, “este tipo de fechas pasan casi desapercibidas por los padres de familia, quizás porque sus lugares de residencia se localizan distantes del plantel escolar y sólo se reúnen en fechas cívicas específicas como el 15 de septiembre”.

 

 

"SOÑABA CON SER MAESTRO Y LLEVAR ESPERANZA A COMUNIDADES APARTADAS" 

 

Para Teodulo Rubio Espinosa, de 45 años, egresado de la Escuela Normal “Gabriela Mistral”, su sueño desde niño fue ser maestro, el mismo que pudo cumplir, ya que actualmente da clases en el tercer grado de la escuela primaria “Melchor Ocampo” de la localidad de Zacualtipanito en el municipio de Tepehuacán de Guerrero, Hidalgo, lugar de donde es originario.

 

Decidí  ser  maestro porque para mi  la docencia es la carrera más noble que permite estar siempre cerca de la gente que más lo necesita, el maestro es un agente que lleva la luz y la chispa de esperanza, principalmente a aquellas comunidades más apartadas. Desde niño fue mi intención el algún día llegar a ser como mis maestros y hoy que Dios me dio la oportunidad de realizar este anhelo, trato de ser siempre el mejor cada día”, afirmó el profesor.

 

Para el maestro un día normal de labores transcurre sin prisas, aunque “hay que estar presentes en la escuela a más tardar al cuarto para las ocho, esperar la llegada de los alumnos y atender a padres de familia. Mi primera actividad es revisar las tareas, el mismo control me sirve para identificar asistencias de los alumnos y calidad en el trabajo”.

 

DATO: En México se celebró por primera vez el Día del Maestro el 15 de mayo de 1918.

 

El profesor señaló que para mejorar la educación en cualquier medio social, llámese rural o urbano, debe existir un mayor compromiso en todos los agentes cercanos al educando: maestro, padres de familia y autoridades educativas.

 

El maestro debe aprovechar al máximo el tiempo en el aula, utilizando los instrumentos y estrategias necesarias de acuerdo a las necesidades de cada alumno; mientras que el padre de familia debe comprometerse a corregir las conductas negativas, fomentar y practicar los valores desde el hogar y no deslindarse de responsabilidades  delegando todo a la escuela o solapar y volverse defensores de sus hijos”

 

La autoridad educativa debe dejar a un lado el discurso sobre una educación de calidad e involucrarse más de lleno en los hechos, dejar de usar la capucha del verdugo para ser el verdadero cómplice y amigo del maestro y del niño; preocuparse por conocer el entorno del niño y de los padres de familia, antes de  exigir al maestro  resultados de una realidad que desconoce, porque solo haciendo correctamente lo que a cada uno le corresponde podremos entregar juntos un producto meramente de calidad”, agregó Teodulo.

 

Dijo que actualmente ubica y clasifica a sus alumnos en tres niveles: un 35 % en avanzados, un 45% en regulares y un 20 % en deficientes, “por varias razones ligadas a problemáticas antes expuestas como conducta, responsabilidad, entre otras más”.

 

Finalmente, comentó que el Día del Maestro lo festeja en compañía de otros profesores con un convivio o comida en una escuela de la zona escolar o algún encuentro deportivo "mientras disfrutamos de la música de un trio de huapango y posteriormente si tenemos suerte se organizan algunas madres de familia de la escuela donde laboramos y también nos preparan una comida, pero eso depende de la buena organización, ya que no siempre se da”.



Compartir




LO MÁS VISTO