Martes, 22 de Octubre de 2019
AL INSTANTE: Vivió borracho por años sin beber alcohol; su cuerpo elaboraba cerveza.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: ¿Para cuándo el decomiso de delincuentes?

#LaColumna: ¿Para cuándo el decomiso de delincuentes?

13 de Jun del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Ingenuos o conformistas quienes reciben con ilusión, y hasta festejan, la decisión de decomisar autos chuecos como una medida táctica bienintencionada e inteligente para enfrentar la inseguridad.

A la desbordada violencia en todo el estado, no se le puede frenar con aspirinas y estrategias efectistas que, más bien, pretenden desviar la atención y justificar ineficiencias.

Es por lo menos perverso que nuestras autoridades jueguen así con la indignación de quienes sí nos hemos mantenido en la legalidad, en nuestros actos y con nuestro patrimonio.

Nadie en su sano juicio puede oponerse a la confiscación de carros pafas lujosos, como nadie tendría que creer que al hacerlo se verán resultados en seguridad.

¿Cuándo habían visto el carrusel de medios en el que se encuentran la alcaldesa Célida López, el secretario David Anaya y el comisario Luis Alberto Campa Lastra?

¿Por qué cuando ocurren múltiples homicidios, entre ellos de comandantes de policía, menores y mujeres indefensas, no aparecen con tal entusiasmo y disposición  estas mismas autoridades?

Dice la siempre desenfocada Presidenta Municipal que el resguardo de autos extranjeros es una medida para darle seguridad a la sociedad, en la lógica de que estas unidades se utilizan para cometer ilícitos.  

"Lamentablemente los videos y las fotografías nos hablan de que es el modus operandi de muchas de las personas que nos han estado complicando la vida los últimos meses, por eso tomamos esta decisión".

Justo aclarar que la idea y la solicitud de decomisos son del Ayuntamiento de Hermosillo, desde donde pidieron apoyo al estado para esta simulación que disfrazan de operativos coordinados.

La inseguridad se afronta deteniendo criminales, no decomisando carros de procedencia extranjera que circulan sin hacer mayor daño.

La violencia se combate desarticulando bandas y grupos de la delincuencia organizada.

Se ataca impidiendo la distribución y consumo de drogas, sin colusión y con verdadera voluntad de los tres niveles de gobierno.

Y se demuestra determinación y eficiencia, sobre todo, ¡si se evitan los homicidios y feminicidios! o, en el peor de los casos, éstos no quedan impunes.

El tema no es si los generadores de la inseguridad utilizan vehículos chuecos al cometer un asesinato, ¿o en serio se piensa que el sicario ya no va encontrar cómo trasladarse o que ahora sí lo van a poder ubicar?

¿No les da vergüenza presumir cuantiosas carpetas de investigación donde se involucra un auto chocolate, como lo detalla en no pocas entrevistas el comisario Campa Lastra? ¿Y si mejor hacen trabajos de prevención del delito y procuración de justicia?

Porque si la lógica es tan primaria, tendrían que decomisar todos los carros chuecos que circulan en el estado (300 mil, según David Anaya) y no solo los de alta gama o considerados de lujo.

Penoso ver reducidos a ésto a quienes como la alcaldesa Célida López tienen la obligación constitucional de brindar tranquilidad a las colonias de Hermosillo.

Irrisorio que los responsables en seguridad pública de los municipios, como Campa Lastra, presuman como logro que se ven las calles más vacías y que interpreten este natural efecto como un signo de pacificación (¿?).

Ahora, ¿qué dirán cuando las agresiones armadas no se reduzcan y se demuestre –una vez más- que estos indeseables eventos no distinguen  placas pafas o legítimas?

Se volverán a enclaustrar en la misma mediocridad, se habrá perdido tiempo y alimentarán el desprecio de los ciudadanos de bien ya cansados de tanta farsa e incompetencia.

PD. La misma crítica va para los colegas y medios de comunicación que obnubilados le dan valor y preponderancia a una ocurrencia populachera, sin señalar el perjuicio y sin cuestionar el despropósito.   

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                             

Twitter: @masmedio



Compartir