Miércoles, 21 de Agosto de 2019
AL INSTANTE: Se está elaborando el proyecto para rehabilitar estadios de Sonora: AMLO .. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: ¿Y si la militarización falla, qué sigue?

#LaColumna: ¿Y si la militarización falla, qué sigue?

14 de Aug del 2019, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

La decisión de militarizar el mando de las policías municipales mueve sentimientos encontrados y permite confirmar el diagnóstico sobre el origen de la grave crisis de inseguridad que se está padeciendo en todo el estado.

Aquí hemos sido reiterativos en cuanto al disimulado protagonismo de las corporaciones locales y la responsabilidad implícita de sus comisarios y presidentes municipales.

Y el secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, vino ayer a descubrir públicamente que la escalada de violencia los llevó al extremo desesperado de arriesgar la última narrativa de solución.

Porque si la militarización falla, ¿Qué sigue? ¿Qué se dirá? ¿Quién asumirá las consecuencias? ¡¿Quién podrá ayudarnos?!  

La imposición de militares en los municipios de Hermosillo, Guaymas, Cajeme y Navojoa, no hace más que hablar de un vacío que ahora se llena en la lógica reduccionista de la mano dura y la mejor coordinación.    

Pero lo de Alfonso Durazo también puede ser presentado, en justicia, como una decisión valiente de un funcionario comprometido que hasta podría estar sacrificando su futuro político.

De entrada, cae bien que Alfonso Durazo tome el liderazgo en seguridad pública, porque igual asume los riesgos si no hay resultados.

Pero, insistimos, el problema radica en las policías municipales en su conjunto y no creemos que aplique la lógica simplista de que se van a limpiar las corporaciones como las escaleras, de arriba para abajo…

A la presidenta municipal de Hermosillo, Célida López, hoy le escuchamos una declaración muy centrada y honesta:

La policía municipal es una de las instituciones peor evaluadas en el País, las policías municipales a nivel nacional, pero también las policías municipales se han venido infiltrando desde hace mucho tiempo y necesitamos que las policías municipales tengan obviamente una participación bajo el mando que, de alguna manera, están coordinando una sola estrategia…

“Creo sinceramente que esto nos da la oportunidad a todos de confiar  en una estrategia que nos permita a todos tener la certeza de que se hizo todo lo que se tenía al alcance”.

Esta aceptación última es la de más valor periodística, por su determinación y sinceridad, “se hizo lo que se tenía al alcance”.

Pero, insistimos, si el problema de inseguridad se ocasiona –principalmente- en el desorden histórico e integral de las policías municipales, el inicio de la remediación debe pasar –primero- por un cambio en el sistema de selección y la depuración de los agentes corruptos y coludidos.

Y aquí debe incluirse a la policía estatal y sus autoridades, cada vez más rebasadas y dispuestas a permanecer en funciones decorativas.

Se habla de capacitación, profesionalización, tecnología y exámenes de control, entre otros lugares comunes; lo cierto es que –se supone- ¡eso ya existe y ya ingresaron capacitados y evaluados bajo estándares internacionales!   

Cierto es, también, que en las policías municipales falta más rigor y los actuales comisarios –todos- han sido absolutamente incompetentes y complacientes.

Pero, ¿realmente el problema es el mando? ¿Cómo un militar puede dirigir efectivamente una corporación podrida, reacia y encubridora?

De ser ciertos los atributos de competencia, inteligencia y disciplina que se le asignan al general Landeros, cómo aplicarlos en elementos que han sido (de)formados en la ineptitud, la impunidad y la complicidad.

Historias de militares retirados en corporaciones municipales ha habido muchas, y no precisamente positivas o para presumirse.

Aunque lo que debe anotarse en favor de los alcaldes y funcionarios de Morena es que la mesa celebrada en Guaymas no solo arrojó buenas intenciones y palabrería hueca, se arriesgaron decisiones y se pasó de la foto a la actuación.

Por cierto, ¿alguien pudo encontrar la postura de los dirigentes partidistas siempre tan mediáticamente interesados y propositivos? ¿O no reaccionaron para no comprometerse?

Un síntoma más de la simulación.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                                  

Twitter: @masmedio 



Compartir