Miércoles, 27 de Mayo de 2020
AL INSTANTE: Informa Alcaldesa Celida López seguimiento médico por Covid-19.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Porqué al candidato de Morena no le gana nadie

#LaColumna: Porqué al candidato de Morena no le gana nadie

28 de Jan del 2020, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio 

¿Cómo podría explicarse que Morena en Sonora lidere preferencias electorales pese al desastre que han significado, con raras excepciones, la mayoría de sus alcaldes, diputados y funcionarios federales?  

¿Cómo entender que en la entidad encabece encuestas el Secretario con la responsabilidad más demandante y supuestamente más cuestionada?

¿Qué están haciendo bien Alfonso Durazo y la alcaldesa Célida López, para aparecer como las dos opciones más rentables, ¡dentro y fuera de Morena!, en la carrera por la gubernatura del Estado?

¿O qué están haciendo mal sus adversarios incapaces de traducir en simpatías lo que desde la natural oposición, de vez en cuando, reprueban con rigor casi impoluto?   

Y es que, es común desestimar o trivializar sondeos como el que hoy presenta Massive Caller desde la desaprobación automática de lo evidente y sin profundizar en la autocrítica y en los factores ocultos que los legitiman.

En lo personal, siempre seremos escépticos de estos ejercicios habitualmente manipulados y tendenciosos, aunque también creemos que pueden llegar servir como un elemento probatorio más de nuestra realidad política-partidista.     

Como ocurre con la encuesta de Massive Caller, donde Morena aventaja al PRI con más de 10 puntos y Alfonso Durazo presenta similar ventaja sobre el priista Ernesto Gándara, sin necesidad de haber hecho público su interés por la candidatura.

Pero, ¿por qué al virtual candidato de Morena no le gana nadie?

Hay varios factores, aunque creemos que tres son suficientemente poderosos e ilustrativos:

Aquí sostenemos desde hace tiempo que la oposición está aniquilada por su enorme desprestigio, desmotivada sin poder sacudirse el fracaso reciente y sometida frente a una constante amenaza de persecución judicial.

Este persuasivo coctel imposibilita toda operación, inhibe iniciativas y aplaca cualquier esbozo de entusiasmo.     

La debilidad y procedencia de los candidatos oponentes, caracterizados por su insulsa personalidad y anacronismo en ideas y estrategias.

¿Qué proyectan Ernesto Gándara, del PRI o Ricardo Bours, ahora de Movimiento Ciudadano? ¿Quién del PAN, que no sea Antonio Astiazarán, destaca por su imaginación, consistencia y energía para ser candidato?

Insistimos que la circunstancia actual demanda perfiles de ciudadanos preparados, arrojados o políticos extraordinarios, sin compromisos ni antecedentes de corrupción.

El tercer factor tan incontrovertible como explicable, es la fortaleza electoral, casi intacta, del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y quien autoindulgente afirme que el 2021 se votará por los candidatos, no por los partidos, para esconder su deshonra y restarle valor e influenza al presidente López Obrador, estará cometiendo el mismo error que no vieron venir en 2018.

Puede haber un resurgimiento, pero se agota el tiempo.

Toño Astiazarán, el ideal para una alianza

Por cierto, leímos con interés la reflexiva entrevista que el diputado Gildardo Real concedió a los colegas del semanario Nuevo Sonora.

Además de la agudeza política del panista, queda claro que una parte importante del panismo coincide en la necesidad de conformar una alianza para enfrentar la fortaleza electoral que aún mantiene Morena.

“Yo se lo dije a Javier –Gándara-, mientras Ernesto Gándara sea un priista, el PAN no puede apoyarlo”, recalcó el legislador que se inclina por una alianza ciudadana.

Entonces, ahora sería interesante conocer si el PRI apoyaría al PAN llevando a Antonio Astiazarán como candidato…

Si se concede que Toño Astiazarán sería un “candidato ciudadano” y que el PAN no se opondría a aliarse con el PRI si este los representa, sostenemos que el guaymense es el ideal para una gran alianza.  

¿Será posible?

Neto Munro, el colmo del cinismo

Al dirigente estatal del PAN se le puede acusar de muchas cosas, pero nunca de darle la espalda a sus amigos en desgracia (Padrés) ni de olvidar o sacrificar a un pariente suyo por equidad y para cumplir su esperado rol de guía y líder moral de un partido político antagonista.

El señor Ernesto Munro es de esos políticos de boca floja, de los que se desgarran escandalizados por lo que observa en frente, pero que cuando se trata de sus intereses resulta de ética y dignidad relajada.

Este día, en conferencia de prensa se le preguntó por las alternativas que analiza el PAN para el gobierno del Estado, con especial énfasis en las inapropiadas y desproporcionadas aspiraciones de su hijo Kiko Munro.

Mi hijo tiene todo el derecho a ser candidato”, respondió un orgulloso Munro sin el mínimo asomo de pudor o consideración a otras opciones menos familiares que intentan competir en igualdad de condiciones.

Neto Munro no es más que la muestra de la degradación de los partidos políticos y una parte representativa que confirma el oportunismo de los que se saben derrotados.

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                                                              

Twitter: @masmedio 



Compartir