Domingo, 20 de Septiembre de 2020
AL INSTANTE: Esto costará el PlayStation 5: precio y fecha de lanzamiento.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Nuestra propia pandemia

#LaColumna: Nuestra propia pandemia

08 de Apr del 2020, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Nos llega una imagen, un meme, que ironiza sobre la baja letalidad del virus Covid-19 frente a la efectividad y consistencia de los grupos criminales que, en algunas regiones, hasta han incrementado actividad.

Parece broma y resulta hasta curioso, pero esta verdad es producto de nuestra vergonzante realidad.

Nos ponían el caso específico y muy significativo de Magdalena, donde según las redes sociales y en base a datos de la Secretaría de Salud, en unos días en este municipio han ocurrido 2 muertes por coronavirus y 7 ejecuciones.

De la Secretaría de Seguridad Pública estatal no tenemos noticias, en absoluto, y ese es en parte el gran problema de nuestra otra pandemia: la inseguridad.

Pero a diferencia de la emergencia sanitaria que hoy se padece, nuestra otra pandemia criminal no es transitoria, es permanente y al parecer encuentra un momento todavía más propicio para esparcirse y consolidarse.

Desde el 20 de marzo, el propio priista Ernesto De Lucas intentaba una reflexión en este sentido al, primero, identificar una afectación económica y, luego, cuestionar la instalación de filtros de policías para concientizar a los hermosillenses.

En esos días, el dirigente del PRI ponía un ejemplo demoledor: para el 21 de marzo había en Hermosillo tres veces más muertos por balazos  -en un lapso de tres días- que contagios por coronavirus.

Y así en Cajeme, donde para el 6 de abril se registraban 15 ejecuciones en las últimas 72 horas.

La crisis de salud que ahora se enfrenta, derivará en una crisis económica; en una de educación –todavía inadvertida-, pasando por la política y gubernamental y el recrudecimiento de otras desgracias, como la inseguridad pública.    

Porque, ¿qué va a pasar con las escuelas públicas? ¿Ya están diseñando la estrategia para reanimar esta comunidad indispensable, hoy totalmente paralizada?

El secretario Víctor Guerrero será recordado por su imaginación para activar planteles o como un burócrata más que no supo reaccionar a la emergencia.

Lo que pasa con el coronavirus, la atención colectiva que consume, nos está sustrayendo de nuestras realidades cotidianas irremplazables.

Y está permitiendo que responsables de esas otras áreas, así como sus equipos de trabajo, reduzcan a lo sanitario un objetivo específico distinto y trascendental.  

Una entregada disposición monotemática que presentada desde lo sensible y preferencial, resulta más bien cómoda y negligente.

El pretexto perfecto, la distracción nunca antes legitimada.

El secretario de seguridad, David Anaya, no debe desatender su misión esencial; tampoco el de Economía, ni el de Educación, el de Desarrollo Social o el de Turismo. Pueden aportar y coordinarse, pero no mimetizarse con lo que ocurre para redimirse.

O, en todo caso, que el personal y los presupuestos asignados para operaciones específicas se canalicen a esta única ocupación a la que dedican la totalidad de sus esfuerzos.

La curiosa propuesta de los Dip. de Morena

Tal vez a eso se refieran los diputados locales de Morena que cándidamente reiteran y amplían el llamado para que el Gobierno del Estado reoriente su gasto y cree un fondo por al menos 1,800 millones de Pesos.

Dicen que para apoyar a grupos vulnerables y microempresas que se verán afectadas por la contingencia sanitaria…

Pero claro, por alguna extraña razón olvidan que si hay un nivel de gobierno desfasado y que en los hechos no ha comprometido recursos, ni humanos ni económicos, es el federal ¡que ellos representan!

Por cierto, bien harían los legisladores priistas (Rogelio Díaz Brown y los otros que no recordamos) en despertar y aprovechar el encierro para, mínimamente, defender la comprobable diligencia con la que se ha conducido la gobernadora Claudia Pavlovich.

Celida es un buen ejemplo

Y a todo esto, es justo reconocer el desempeño de la alcaldesa Celida López y de todos sus funcionarios que en su conjunto han logrado conciliar el deber diario –que no para-  con la respuesta inmediata a la pandemia.

Servicios públicos sigue funcionando casi con normalidad, se sigue bacheando y cortando maleza; alumbrado público no deja de atender reportes, tampoco Aguah y las obras no se detienen, al tiempo en que se anuncian medidas emergentes y apoyos a grupos vulnerables.

Celida está siendo un buen ejemplo de que es posible enfrentar el coronavirus, sin detener su gobierno.

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com  / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO