Martes, 26 de Octubre de 2021
AL INSTANTE: Millonario regalo de Inés Gómez Mont a Galilea Montijo.. Ver más

Viral

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

El hombre acusado de grabar a mujeres tras citas por Tinder

El hombre acusado de grabar a mujeres tras citas por Tinder

27 de Aug del 2020, Hermosillo, Sonora

Una cita para él era la oportunidad para una buena charla y ganar dinero. Brad Hunter, a través de aplicaciones como Tinder y Bumble, conocía mujeres para convencerlas de salir. 


No importaba el lugar, él buscaba lo mismo: grabarlas desnudas, con poca ropa y hasta teniendo relaciones sexuales con ellas, para luego vender en internet los videos. Carolina y Pamela tienen algo en común. 

A pesar de no conocerse fueron víctimas de hostigamiento por él, y quizás sin saberlo, serían parte de un catálogo de "pequeños triunfos" que Brad había logrado con sus "dotes de seductor" y que presumiría con otros hombres. 

De acuerdo con ellas, a través de Tinder y Bumble, dos aplicaciones móviles para contactar a personas, logró pedirles su número telefónico. Recuerdan que Brad decía tener 31 años y ser un extranjero divertido y con ganas de conocer a mujeres hermosas en México; sin embargo, era un engaño para aprovecharse de ellas. Bastaba con mandarles mensajes y audios en inglés para invitarlas a salir. 

Una vez acordado el encuentro, ya sea en un bar, algún restaurante o en alguna casa que él rentaba, comenzaba lo que hoy es un mal recuerdo para ellas. Brad, Bradly o Bradcito, como les aseguraba que se llamaba, incluso opera en varios estados del país para ir creciendo su "red de conquistas" y presumirlo en redes sociales. 

“Lo conocí en Tinder y consiguió mi WhatsApp. En su foto se veía que tenía una personalidad llamativa y empezamos a mandarnos mensajes hasta acordar vernos en su departamento, al parecer de Airbnb. Cuando me recibió en la puerta me di cuenta que no era tan atractivo, pero le ayuda que tiene mucho carisma y me dio confianza. 

En el apartamento estábamos en la sala conociéndonos, pero cuando platicaba con él dejaba ciertas cosas al aire sobre su persona y no te deja claro en qué trabaja. 

“Me dijo que llegó a dar clases de estadística, pero no especificó mucho y dijo que viaja constantemente; sin embargo, realmente no te explicas cómo o de dónde obtiene los ingresos para viajar. 

Llegó un momento en que sacó su teléfono y empezó a grabarnos y ni siquiera me pidió permiso, pero no lo consideré algo malo o le pedí que borrara ese material aunque debí hacerlo; luego la conversación empezó a ser más intima y me llevó a su habitación, pero al llegar a tener relaciones sexuales esta persona tuvo problemas de disfunción eréctil”, relató Pamela en entrevista con MILENIO. 



Compartir