Lunes, 19 de Octubre de 2020
AL INSTANTE: Suman 84 mil 898 muertes por coronavirus en México.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Morena empieza a ponerse nervioso

#LaColumna: Morena empieza a ponerse nervioso

12 de Oct del 2020, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

No puede ser más que sintomático de nerviosismo la reacción disparatada de la élite morenista a las expresiones partidistas de la gobernadora Claudia Pavlovich, durante la sesión del Consejo Político Estatal del PRI.

No tiene otra explicación, no había motivo aparente para tal intranquilidad que manifestaron en conferencia de prensa.

Y es que lo que para la mayoría significó una participación simple, entendible y predecible de la gobernadora, para el vocero Adolfo Salazar, las diputadas Wendy Briceño y Lorenia Valles, así como algunos legisladores locales, fue “muestra de una clara e indebida intromisión que realiza en el proceso electoral”.

Pero, ¿Qué dijo la gobernadora Pavlovich para ponerlos en ese estado de ansiedad? Solo aclaró ante el priismo que la elección del 2021 no está entregada, ni pactada ni negociada.

Sonora se compite, no se negocia. Sonora se gana, no se regala. Sonora se convence, no se concede”.

Las palabras de la gobernadora no pueden ser más exactas y reveladoras, pese a originarse en una explicación pendiente (después de lo cuestionado en la visita del Presidente), porque propicia que los morenistas descarguen su verdadero temor: la alianza que construyen el PRI y el PAN.

La gobernadora habló de competencia, de convencer, de no negociar y no conceder,  conceptos que aterran a los promotores de Alfonso Durazo que creían eterna la disposición y cautela que les habían mostrado.   

Lo más delirante es que Morena señale que la “desesperación que reina en este partido (PRI) ha hecho olvidar a la mandataria que no es gobernadora de lunes a viernes y que su investidura es por seis años”.

¡Cuando su virtual candidato hasta lleva a grupos de sonorenses (y entre semana) a su oficina de secretario de Seguridad Pública federal! ¡Van más allá del cinismo!

Morena se enfrenta ahora a una realidad que desconoce; están acostumbrados a no competir, a no debatir con ideas, a no necesitar estrategia ni gente talentosa para defenderla.

Lo que hizo la gobernadora es tan ordinario como efectivo, porque sin pensarlo evidencia la carencia y el nerviosismo de un partido plagado de fanáticos resentidos y acomplejados que ya se sienten en el gobierno del Estado.  

Por ello estaban felices cuando se decía que se había pactado, porque así quisieran llegar a Palacio sin la intervención opositora de verdaderos políticos habilidosos, del PRI y el PAN, que ya trabajan para presentar una alternativa electoral distinta.

¿No será, también, que quieren intimidar a la gobernadora confundiendo su practicada institucionalidad con sumisión y entreguismo? ¿No será, además, que les asusta descubrir a una mujer con capacidad y calidad moral para evidenciarlos?

El fondo es la alianza, la estructura de Morena no está preparada y no cuenta con los dirigentes que obstaculicen el eventual acuerdo que pondría a Ernesto Gándara como el candidato de una mayoría de ciudadanos que reprueban la ineptitud y la improvisación.

Lo único que dejan claro es que no sabrán reaccionar cuando se enteren que apuntaron a un adversario equivocado.

Cuando los padrecistas se aliaron al PRI Gobierno

Por cierto, cada vez queda más clara la tosca operación de un grupito de panistas adoradores del padecismo, entregados a Morena y su virtual candidato Alfonso Durazo.

Suena a un absurdo impensable, pero no se falta a la verdad si se señala que los ex funcionarios de Guillermo Padrés que se oponen a una alianza con el PRI, son los mismos que negociaron impunidad ¡colaborando con el PRI Gobierno!

Y hay que hacer una diferenciación, el PAN abre la posibilidad a una alianza en el plano electoral; mientras que los reducidos oponentes al interior lo hicieron igual, pero para beneficio absolutamente personal.  

Como todo lo que hicieron estos panistas que ostentando poder y representando gobierno, robaron a manos llenas y destrozaron el prestigio del PAN.

Los padrecistas no quieren pactar con el PRI aludiendo razones de identidad y recordando persecuciones judiciales.

Lo que no dicen o quisieran que no se recuerde, es que los mismos que ahora envalentonados se expresan en redes azuzando al panismo a rechazar la alianza, son los mismos que están rendidos a Morena y que al inicio de la administración actual pactaron con el gobierno entregando información y poniendo a sus similares para que los investigaran y encarcelaran, a cambio de impunidad.

Es decir, los que ahora rechazan las alianzas, se volvieron hasta colaboradores de los priistas para salvar el pellejo de nuevas esposas, hermanos, cuñados, compadres y cómplices.

¿Por qué creen que no fueron juzgados y encerrados personajes impresentables como Roberto Romero, Alejandro López Caballero y Roberto Dagnino, el de las tranzas en el ISIE y no pocas otras dependencias estatales?

Irónico que en esta misma tarea participe el fiscal priista Odracir Espinoza, de quien tenemos noticias que confirman su oportunismo y proclividad a la traición que deben interesar al Borrego Gándara y a quienes siempre han desconfiado de él en el actual gobierno.

Pero esa es otra historia, que estamos detallando para presentar con fechas, lugares y contactos ligados a seguridad pública federal, que reciben de Odracir expedientes que se alistan para chantaje político.    

La torpe arrogancia de Eduardo Bours

Todavía no entendemos la legitimidad y el valor periodístico que se le da a las palabras de un autoritario engreído como Eduardo Bours.

El ex gobernador puede ser referente gubernamental en muchos temas, pero del priismo y de los procesos democráticos para la elección de candidatos sería el último político al que un periodista podría acudir.

Bours está impedido, invalidado para hacer juicios sobre lo que ahora ocurre en el PRI, del que hace años se alejó, menos de los aspirantes de otros partidos.

Puede entenderse que considere “el mejor” a su hermano Ricardo, pero que a él como cajemense le parezca que Durazo sería un buen gobernador porque es un hombre inteligente y con oficio… como que no cuadra.

O que descalifique a Gándara solo porque no se le arrodilló y lo desafió a pesar de que le dijera, “claramente”, “vas contra mí, en la interna, vas contra mí y yo voy a hacer todo lo posible para que Alfonso –Elías- sea candidato”.

¿Un gobernador tan puritano y recto utilizando recursos del Estado para promover a un aspirante a sucederlo?

Por cierto, debe ser muy revelador para la gente de Obregón que a diario se quejan de la inseguridad y que todavía replican fascinados la entrevista, escuchar que su admirado ingeniero declara que Alfonso Durazo sería buen gobernador.

El señor feudal demostrando que a sus siervos igual los hacen tragar balas, y sin hacer gestos.  

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com  / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO