Miércoles, 25 de Noviembre de 2020
AL INSTANTE: Pelé llora la muerte de Maradona.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Se perdió el pudor

#LaColumna: Se perdió el pudor

23 de Oct del 2020, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

No hay forma de que el todavía secretario Alfonso Durazo, llegue legitimado y en posición de ventaja a Sonora.

Desde su estancia en la Secretaría de Seguridad Pública federal no hemos recibido una sola noticia favorable o dignificante que justifique la desbordada veneración que le dedican sus promotores dependientes.

Parece un juego de lo absurdo, un concurso de ocurrencias y disparates en donde nos quieren hacer creer que gana el más siniestrado, el que puede demostrar que tiene experiencia y está preparado para la desgracia.

Se ha perdido el pudor, hoy vivimos una tragedia que nos invita a reflexionar y practicar la sensatez, el entendimiento y el amor propio.

Porque no puede admitirse que, como con los priistas de los sesentas-setentas, un Presidente de la República utilice su investidura para bendecir a uno de sus más cercanos funcionarios.

No es normal, ni ejemplo de legalidad y moralidad, que López Obrador haya empleado Palacio Nacional para destapar y promover –vil dedazo- a Alfonso Durazo cuando todo el país está embarrado de sangre y mientras Sonora se cae a balazos.

No presagia nada bueno para el estado, si quien pretende creamos vendrá de salvador se quita el saco de Secretario para avisarnos (¡qué detalle!) que dejará su cargo en Seguridad Pública para “atender el llamado de la militancia de Sonora”.

Atender el llamado de la militancia de Sonora para seguir contribuyendo al proyecto del presidente López Obrador… no para atender el llamado de las víctimas, de sus familias, de los Lebarón, las mujeres desaparecidas, los alcaldes desesperados, los empresarios secuestrados.

Y lo más preocupante es que pocos lo dicen y algunos hasta lo aplauden, cuando esta perversión desde el poder es tan criminal como el rosario de muertos que vemos a diario en Caborca, Guaymas, Cajeme, entre otros 69 municipios de Sonora.

No es decoroso, ni racional, que Alfonso Durazo utilice sus oficinas en la Secretaría de Seguridad Pública para llevar a grupos de sonorenses para hacer proselitismo electoral y enviar mensajes partidistas.

Ayer, por ejemplo, Durazo llevó de tour a un selecto clan de abogados chairistas especializados en debatir en redes las atrocidades progresistas que propicia y patrocina Morena.

Aunque podría entenderse, ¿Aquí dónde podría meterse sin ser señalado por los distintos colectivos sociales, sectores económicos y representativos que genuinamente demandan resultados y bienestar?

¿En qué municipio iniciaría campaña? ¿O igual desde la Ciudad de México? ¿Qué dirá en cada región que eventualmente recorra? ¿O no hará campaña como en 2018 y se concentrará en la capital?

¿Cómo es posible que alguien con tanto amor por el proyecto transformador deje tirada su chamba y se venga a Sonora nomás porque lo llama una militancia limitada e idiotizada?

Lo que Alfonso Durazo hace, con cinismo porque lo presume, es confirmar que la inseguridad se propaga porque su función se ha desviado a lo política, a lo electoral.

La campaña de Durazo será de alto riesgo, sin discurso, cargada de oficialismo y precedida de un pasado gubernamental que invalida cualquier promesa de cambio y prosperidad.

¿A quién responsabilizaría un gobernador ex secretario de Seguridad cuando la violencia no disminuya en su estado? ¿Al Gobierno de México? ¿Al actual Secretario? ¿Al que se fue? ¿A los municipios? ¿A la gobernadora que ya no está?

Indicativo que la “bienvenida” se la dieran solo quienes cuidan un interés, funcionarios que encontraron en Morena un modo de subsistencia con mensajes grotescos como el de Elliot Romero, encargado de la transición para desaparecer la Policía Federal:

Hoy los sonorenses están de fiesta, y las razones son obvias. Se nos ha avivado la esperanza de un muy buen futuro para todos. Contar con la posibilidad de que alguien responsable esté al mando de nuestro estado, hace que los ojos de muchos sonorenses vuelvan a brillar”.

¡Y lo escribe en horarios laborales, como uno de sus operadores políticos! Así como el ingrato alcalde de Cajeme, que recibe al enviado a coordinar la campaña de Durazo en su oficina… ¡y lo tuitea!

Se perdió el pudor, como lo han perdido “nuestras” diputadas federales, Wendy Briceño pidiendo que les regalen toallas femeninas y Lorenia Valles socializando la aprobación del cigarro electrónico.

Con todo el respeto que les merezco, qué pobreza de mujeres, qué estupidez, qué pinche vergüenza.

Lo esperable, es que un político o un parásito de ellos pierda la dignidad; lo incomprensible, es que un ciudadano común y corriente llegara a aceptar y confiar en un aspirante –el que sea- inhabilitado de antemano.

Notable labor de Karina Zárate

No genera discusión alguna, pero el trabajo que se desarrolla en el DIF Sonora es uno de los más notables y productivos del gobierno del Estado.

Para quienes libran o han superado batallas como la del cáncer de mama, ayer la gobernadora Claudia Pavlovich entregó 50 prótesis de uso externo.

Los paquetes incluyen prótesis de mama de uso externo, brasier ortopédico, forro para prótesis y caja con reposet para prótesis.  

Además del apoyo emocional, tanatológico, nutricional y acompañamiento para la reincorporación a su vida laboral y familiar.

Son los temas de trascendencia, los indiscutibles, los de verdadera importancia general y que tendrían que estar gestionando las mujeres con cargos públicos.    

El mérito absoluto es de Karina Zárate, quien es la pieza más sensible y de las más eficientes en la administración de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com  / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir