Sábado, 17 de Abril de 2021
AL INSTANTE: Así es una partida perfecta de Pac-Man clásico.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Ernesto Gándara, una semana perdida

#LaColumna: Ernesto Gándara, una semana perdida

12 de Mar del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

A una semana de iniciadas las campañas en el estado, poco o casi nada digno y novedoso puede encontrarse de los tres candidatos estelares que se disputan la gubernatura.

El caso de Ernesto Gándara, de la Alianza Va Por Sonora, es particularmente decepcionante e indicativo, porque el candidato repite patrones políticos en desuso, caducos y repulsivos.

Para el Borrego Gándara, ha sido una semana de verborrea, un festival de misericordiosos buenos deseos, ocurrencias y contradicciones que solo reflejan incapacidad y falta de respeto a los sonorenses.

Que hablan de la incomprensión del momento inexplorado que Gándara y sus similares atraviesan sin certeza y sin sentido.

Ernesto Gándara ofrece eventos y apariciones con temáticas facilotas y de coyuntura, que no aportan más que la superficialidad de una idea inacabada en aprovechamiento de una necesidad evidente y desatendida. Por los de ahora y por los de antes, que él fielmente representa.

Si Gándara toca el tema de la venta de niñas por usos y costumbres, dice que de ninguna manera se puede permitir… pero no explica cómo lo impedirá, con quiénes, no sustenta esta realidad con datos y estudios al respecto.

A las mujeres les anuncia la “buena noticia” de que su gobierno contará con el primer equipo con igualdad de género… pero se resiste a presentar su eventual gabinete antes de las elecciones y desde campaña las excluye de su círculo cercano y de la toma de decisiones.

A las mamás trabajadoras que pierdan el empleo, les promete una despensa familiar y a las mujeres embarazadas que darán a luz, les promete pañales, estudios, doctores, alimentación, una especie de paquete de bienvenida “al estilo Sonora”.

¿Regalar pañales? ¿No será menos populista o más dignificante garantizar las condiciones para que las mujeres, embarazadas o no, encuentren la forma de resolver sus necesidades? ¿Por qué el recurso asistencialista?

Ni Alfonso Durazo se pierde en tanta demagogia irrealizable; en tanta promesa simplona de lo que en un mundo ideal debe ser, pero que técnica y presupuestalmente resulta inviable o imposible.

Lo preocupante es que Gándara nada dice de los temas torales, actuales y que trascenderán esta extraordinaria época de pandemia y violencia.

Visita Navojoa, de arranque, y no opina, no exige ni propone qué y cómo hacer para que la vacunación anti Covid sea más justa o eficiente. ¿Qué piensa un “futuro” gobernante del crimen que están cometiendo al priorizar lugares donde no hay tanto riesgo y segmentos improductivos?

Va a Nogales y no se compromete, no se indigna por la inseguridad pública que se extiende en todo el estado.

Sobre la educación, ¿por qué no da a conocer su plan urgente de regreso a clases? ¿O también es de los hipócritas que se escandalizan por esta posibilidad, pero el fin de semana traen a sus hijos en pachangas o de vacaciones en San Carlos?

La del Borrego Gándara, ha sido una semana de apariencias, de simulaciones, desperdiciada.

Por eso se mueve en un carrito donde ni cabe, porque alguien le dijo que así podrá señalar la ostentosa y blindada camioneta en la que trasladan a Alfonso Durazo, quien como ex Secretario naturalmente debe estar protegido.

El aliancista Ernesto Gándara actúa como el clásico priista de hace 20 años, cuando no había competencia externa y lo más difícil era ganar una contienda interna, porque no existía Morena.

Cuando el candidato oficial del partido hegemónico (del PRI o PAN, que son lo mismo) solo tenía que justificar, impresionar con una campaña vistosa y generosa, pagar medios y rentar opiniones, porque los votos estaban asegurados, sistemáticamente acarreados.

Cuando eran únicos dueños del aire y de la tierra, cuando se apoderaban de la voluntad y determinaban aspiraciones de las personas, dentro y fuera de sus gobiernos.

Así fue educado políticamente Ernesto Gándara, por eso Durazo dice que nació en tercera base pero él cree que pegó un triple.

Lo peor es que Gándara no se ha dado cuenta que las reglas del juego cambiaron y que la liga cambió de dueño.

Y así no se ve cómo anote la carrera del triunfo.

Durazo huele a pólvora, y a mucho cinismo

Aunque el de Morena, Alfonso Durazo, no hace malos quesos: la semana del ex Secretario de Seguridad en el gobierno federal compite en desgaste con la del Borrego aliancista.

Ayer jueves, Bryan LeBarón denunció en la FGR al candidato Durazo, ex titular de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), por el delito de omisión y porque aseguró que fue informado sobre la presencia de grupos criminales en la zona de la matanza de Bavispe.

No es poca cosa esta acusación, como no lo es el nivel de cinismo que se debe tener para acudir a Santa Ana (como lo hizo también ayer), cuando una noche antes los grupos criminales de la plaza sembraron pánico organizando balaceras.

Debemos aceptar que siempre apostamos a que Alfonso Durazo no tendría cara para recorrer los municipios que dejó arder como Secretario de (in)Seguridad.

Aunque con 75 marinos de protección personal, pues cualquiera agarra valor y pierde la vergüenza.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO