Sábado, 08 de Mayo de 2021
AL INSTANTE: Albert Pujols dado de baja por Angelinos.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Señales de que el barco se hunde

#LaColumna: Señales de que el barco se hunde

21 de Apr del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Borreguistas amigos, porque los tengo, me piden argumentar sin animadversión, porque la tengo, el supuesto reiterado aquí de que Ernesto Gándara se encuentra estancado.

De entrada responderé que me entusiasmó el desafío periodístico, ya que ahora creo que no solo está estancado, su campaña a la gubernatura ya hace agua.

Voy por partes, pero antes decir que no se puede ser muy compasivo o tolerante con un candidato que nos miente deliberadamente todos los días.

En lo personal, no estoy dispuesto, aunque entiendo no anden muy contentos los chabelovers.

Y que hago la misma invitación para que las réplicas que desde el anonimato me hacen –por toda vía- los seguidores del candidato de la Alianza, se soporten en ejemplos o elementos medianamente sensatos que demuestren mi subjetividad o desproporción.

Primero, tendría que verse como una señal de desesperación el hecho de que se le ceda protagonismo a la señora Pily Madrid, evidentemente indispuesta e impreparada para lidiar con la responsabilidad que se le está imponiendo.

Las sentencias y leídas de cartilla que promueven de esta dama, al contrario, son producto de la improvisación y las deficiencias del equipo gandarista incapaz de articular una idea exitosa.

A esta penosa realidad, hay que añadirle el adelantamiento de la estrategia de rebase en las encuestas.

Gándara no solo se mantiene en segundo sitio, se puede demostrar que el candidato Ricardo Bours crece con rapidez y amenaza con desfondarlo. Tal vez no superarlo, sino terminar de hundirlo al realmente terciar la votación.

Y como a Ernesto Gándara no se le acabaron las ocurrencias, ¿ya vieron que esta semana está repitiendo sus videítos en redes?, los priistas recurren a uno de sus clásicos: la compra y manipulación de encuestas.

Por eso el candidato de Movimiento Ciudadano lo embiste en todo momento y se concentra en provocar la sensación de que puede superar al Borrego Gándara.

Ricardo también confirma que Ernesto no sabe cómo alcanzar al puntero Alfonso Durazo, pero está en estado ideal de vulnerabilidad para ponerse a su nivel.

No ha sido tema de análisis y ni le ha generado negativos en medios, pero es una realidad que Ernesto Gándara está sufriendo una desbandada silenciosa, principalmente, de aspirantes desplazados en los municipios.

Uno de los casos es el de Eduardo Guayo Coronel, en Hermosillo, ahora en Movimiento Ciudadano con David Figueroa y antes borreguista coordinador en el distrito XVIII.

Guayo representa el sentimiento de rechazo al interior de la Alianza que Gándara optó por ignorar para no enfrentar conflictos.

Por cierto, ¿han visto a los demás aspirantes a algo metidos en la campaña del Borrego y difundiendo sus promesas de campaña?

¿No han registrado que el mejor defensor de Gándara es el diputado panista Gildardo Real y que su más consistente promotor terminó siendo el dirigente, panista, Ernesto Munro?

A esto hay que sumar el definitivo no involucramiento de la estructura gubernamental en la campaña gandarista.

Además, mientras se esperaba que la campaña estatal jalara a los demás candidatos en distritos y municipios; empieza a verse que son los candidatos a diputados y alcaldes quienes hacen esfuerzos por reanimar la del Borrego.

Finalmente, ¿ya se dieron cuenta que hasta el Travieso Arce abandonó el barco y ahora acompaña a los candidatos aliancistas en su natal Sinaloa?

El eterno problema de Ernesto Gándara es que se comporta como si realmente fuera ganando, como si estuviera haciendo una gran campaña, como si no ocupara arriesgar y mostrarse como retador.

Ernesto decepcionó como opositor, parece maniatado, desfondado, resignado.

Nunca estuvo al nivel de Alfonso Durazo en alcances y recursos, pero tampoco supo contrarrestar, equilibrar con creatividad, pasión y simpatías.

Actúa como si haber arrancado segundo fuera eterno y como si esta circunstancial condición obligara a la inmovilidad, a la tibieza para sentarse a esperar el milagro.    

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO