Martes, 26 de Octubre de 2021
AL INSTANTE: Millonario regalo de Inés Gómez Mont a Galilea Montijo.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Un exceso publicitar el Sexto Informe

#LaColumna: Un exceso publicitar el Sexto Informe

01 de Sep del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Para agregarse a este indigno cierre de sexenio, a los asesores de Claudia Pavlovich se les ocurrió hacer alarde del Sexto Informe de Trabajo.

Tolerable hubiera sido que cumplieran discretamente con el requisito, pero se percibe como un exceso reprensible jactarse de que Sonora Sigue, como si Morena compartiera o avalara el desastre heredado.

Lo que hace Claudia Pavlovich, además de cinismo y una imperdonable falta de pericia, representa un desafío al nuevo gobierno que llega con sobrado poder e indiscutible legitimidad.

Es la falta de oficio, cortesía y decencia política que reclama el todavía dirigente morenista Adolfo Salazar.

Como tampoco es fortuito que el propio gobernador Alfonso Durazo, haya declarado –por primera vez desde que ganara las elecciones- que recibe finanzas en terapia intensiva y resultados que no son satisfactorios.

Así como se extravió o volteó a otro lado durante los últimos meses de su administración, la priista no debería tener cara para presumir que sigue construyendo la seguridad, que sigue impulsando la educación o que sigue garantizando la atención médica a los sonorenses.

En Salud, hay que decirlo, este gobierno que aún no se despide ha hecho de la simulación, el servilismo y la improvisación la diatriba diaria a cargo de un desvinculado y monetizado secretario como Enrique Claussen.

Por eso Adolfo Salazar se regodea, con razón y contundencia, cuando aprovecha la desvergüenza para establecer que Sonora no sigue, ni seguirá, por la ruta de la corrupción, por la ruta de los privilegios y el abandono de los sonorenses.

El mensaje de este dirigente cercanísimo a los afectos de Durazo, es que hay límites en la condescendencia y que es tanta la pestilencia que para limpiarla no se puede ir en sentido contrario a la opinión de no pocos que empiezan a sincerarse.     

Entendible e interesante que, de inmediato, saliera el dirigente Ernesto de Lucas, quien confirmando su institucionalidad y agudeza apeló a la reciente apertura que el Gobernador Electo ha ofertado a todas las fuerzas políticas en la entidad.

Bien haría el dirigente estatal de Morena en replicar esos ejemplos de madurez, responsabilidad y civilidad política”, sugirió el ahora también diputado al reducir las acusaciones a un protagonismo retórico.

Ya tendremos tiempo de documentar si lo que señala el líder de Morena trasciende de este intercambio partidista a terrenos de alguna fiscalía o contraloría o, si como insinúa De Lucas, no pasará del urgente llamado a la moderación y recordatorio de obediencia.

En tanto, agrada escuchar de jóvenes centrados y competentes, como Adolfo Salazar, el compromiso de que el nuevo gobierno no se justificará como la administración saliente para lograr la reconstrucción de Sonora.

Morena tiene en el PRI y el PAN perfectos ejemplos de lo que no se debe hacer al inicio, durante y al final de los gobiernos.

Urbina no se va del PAN

El que parece que le sabe a eso del protagonismo retórico, es el ex diputado panista Eduardo Urbina.

Hace un par de días, este panista anunció que con el término de la pasada legislatura, concluía también su militancia en el Partido Acción Nacional.

Sabemos que Urbina no se va del PAN, que simplemente no se halla en esta etapa de grilla interna por el cambio de dirigencia; que prefiere seguir participando desde afuera como asesor en el Senado y en Grupo Parlamentario.

De lo que estamos seguros, es que esta decisión no la hubiera tomado de haber sido otro el resultado en el pasado proceso electoral, donde participó animoso y convencido de lo que ahora reniega para no tomar partido y correr a la primera complicación.

¿Y el alcalde de Hermosillo?

Con el paso del proceso electoral, al parecer también se perdieron los ánimos de cumplir con las responsabilidades mínimas que a cada área le toca en el Ayuntamiento de Hermosillo.

Este alcalde interino, Fermín González Gaxiola, no tiene idea de lo que implica la Presidencia y el impecable empeño que debió poner para finalizar lo que Celida López cuidó hasta el último día de su gobierno.       

La ciudad está hecha una porquería y no hay autoridad, en funciones o electa, que accione o alce la voz para exigir y solucionar el grave deterioro de las calles.

Toño Astiazarán tendría que estar asustado, porque cada bache será suyo a partir del 16 de septiembre y, por lo visto y en base a su ofrecimiento, no captará un solo peso por concepto de predial.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir