Martes, 26 de Octubre de 2021
AL INSTANTE: Millonario regalo de Inés Gómez Mont a Galilea Montijo.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Estábamos mejor, cuando estábamos peor

#LaColumna: Estábamos mejor, cuando estábamos peor

02 de Sep del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Se queda corto el doctor Alfonso Durazo, cuando señala que la pandemia no es excusa para la degradación institucional que presenta el actual gobierno del estado.

En Educación, el gran tema después de la emergencia de Salud, estamos peor que nunca y no hay justificación posible para el daño académico, el desorden administrativo y la desatención a la infraestructura de las escuelas sonorenses.

El regreso a clases presenciales, contrario a lo que se festina demencialmente, vino a destapar y multiplicar los vicios de nuestro sistema educativo tan ordinario y obsoleto, como injustamente apoyado en los padres de familia.

Si en los padres hay invariable disposición con el emocional “es por el bien de nuestros hijos”, en las autoridades no se asoma el más mínimo compromiso para planear, adaptarse y coordinar un modelo de enseñanza emergente y que se base en nuestras realidades sociales y económicas.

Antes de la pandemia estábamos mal, ahora la situación ha empeorado porque –aunque no se crea y nadie lo diga- no hay clases presenciales ¡y tampoco a distancia!

Tuvieron un año y medio para modificar el plan de estudios, para ajustarse e invertir a la tecnología, para acondicionar salones, para capacitar docentes y concientizar padres de familia. No lo hicieron.

No hay una estrategia definida e improvisan conforme avanzan los días y se estrellan con la realidad.

Ejemplos sobran para demostrar la incompetencia de la Secretaría de Educación y Cultura estatal.

En casi la totalidad de las escuelas primarias y secundarias, no han podido regresar a la modalidad presencial, por falta de electricidad, agua, bebederos, baños y servicio de internet para transmitir las clases a quienes optaron por quedarse en casa.

Sí, son unos genios: por una decisión política obligaron a abrir las escuelas y sacar a los maestros de sus casas, ¡pero se les olvidó dotarlos de lo indispensable para, cuando menos, que continuaran las clases en línea!

¿Se imaginan lo que ocurre en cualquier comunidad de la zona rural? Pero Sonora Sigue, publicita aquella ingrata…

¿¡Cómo es posible tanta indolencia oficial!? ¿¡Por qué tanta indiferencia de todos, desde Claudia Pavlovich hasta el directivo de menor rango!? ¿¡A quién correspondía preparar, garantizar, mínimamente, que funcionara el internet para no interrumpir lo que medianamente venía operando!?

Imaginamos que el virtual secretario Álvaro Bracamonte va a exhibir este abandono y llamar a cuentas a Víctor Guerrero, a sus subsecretarios, directores y supervisores de zonas.

Los maestros son los menos culpables, ellos siempre siguen instrucciones y se enfrentan al mismo sistema de privilegios y menor esfuerzo que tuvo la inimaginable fortuna de toparse con una pandemia.

Un mundo de diferencias con las escuelas privadas, donde sí adecuaron instalaciones, sí capacitaron docentes y sí han mantenido informados a los padres de familia, sin exigirles la colaboración para ningún filtro dentro de la escuela.

Hay naturalmente una obvia diferencia marcada por las posibilidades económicas, pero esa innegable ventaja se complementa con una adecuada dirección que marca pautas, tiempos, que comunica y no se desentiende.

Y es que a ellos no los elige un político, son producto de la preparación y la obligada necesidad de adaptarse para seguir funcionando.

Son las dos caras de la educación sonorense en tiempos de pandemia.

Solo que mientras en las privadas trabajan para cumplir un objetivo, en las públicas siguen jugando con nuestros hijos al regreso a clases voluntario, responsable y ordenado.

Pero hay ingenuos que, a pesar de lo que vemos y ellos también padecen, si traen las manos ocupadas, le aplauden al gobierno hasta con las nalgas.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir