Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
AL INSTANTE: Muere Ángeles Bravo, la voz de Muriel en Coraje el Perro Cobarde.. Ver más

Municipios

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

Celebran Pimas el Yúmare

Celebran Pimas el Yúmare

14 de Oct del 2013, Hermosillo, Sonora

Las mujeres entrelazan sus brazos y danzan al ritmo de los cantos y de una sonaja, los hombres formados en hilera lo hacen en círculo, al compás del violin y la guitarra, juntos celebran el Yúmare.

Pero el Yúmare no es cualquier celebración, sino la principal fiesta de Los Pimas, que enclavados en lo alto de la sierra de Yécora, piden por un buen ciclo agrícola.

Por primera ocasión, autoridades de Delegación Sonora de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, encabezados por José Luis Germán Espinoza, atestiguaron esta ceremonia.

Comida, bebida, danzas, cantos y el Altar a la Santa Cruz fueron los elementos principales de esta fiesta tradicional, celebrada en El Encinal, uno de las 13 comunidades Pimas, donde se distribuyen los 900 integrantes de esta etnia.

El Yúmare fue motivo para reunir a la mayoría, llegaron desde El Kipor, Maycoba, Los Alisos, Cieneguita, La Dura, Juan Diego, Agua Fría, El Encinal II, a venerar a sus Dioses y a pedir por una buena cosecha.

Son tres veces al año que Los Pimas celebran el Yúmare, el primero en marzo para pedir permiso a los Dioses del clima para trabajar la tierra; el segundo, en octubre, para pedir por una buena cosecha, y el tercero a finales de año para agradecer los favores recibidos y pedir que les vaya bien en el siguiente.

Rezaron para tener una buena cosecha de maíz, frijol y algunas hortalizas que siembran para autoconsumo y para venta en el mercado local.

El lugar de la celebración fue el más aislado que se encontró en El Encinal, alejado del paso de automóviles y de distractores de su objetivo principal: rendir culto a sus tradiciones durante tres días, aguantando el frío que en estas fechas ya cala en Yécora, la oscuridad y los peligros fortuitos que significa pasar las noches y los días en el bosque.

Pero eso no importó, mucho menos perturbó, la ceremonia inició con el sacrificio de una vaca, que fue su alimento los días que duró, y cuya sangre fue utilizada para santiguar el lugar.

El Gobernador tradicional José Antonio Coyote Jimenez, la Regidora Etnica María Dolores Duarte Carrillo y autoridades Pimas de las comunidades vecinas de Chihuahua encabezaron esta ceremonia.

Enmarcados por los 24 sones tradicionales entonados por músicos Pimas que trajeron de Chihuahua, los hombres se formaron uno tras otro para danzar en un círculo, mientras las mujeres entrelazaban sus brazos, y danzaban hacia el altar y de regreso.

Y mientras esto sucedió en las tres noches, en el día descansaban, rezaban, disfrutaron ricos platillos cocinados por las mujeres de la etnia como menudo y cocido, acompañados de café colado y tortillas de maíz hechas a mano. Todos se unieron, niños, jóvenes y adultos.

La preservación de las tradiciones es una realidad en la que participan familias enteras; ni el frío ni el desvelo parecieron tener importancia aquí, donde el ritual incluyó dar de comer y beber primero a los niños, quienes también hicieron fila para degustar un vaso de tezgüino, la bebida hecha con maíz fermentado, reposado en varias ollas y tambos de plástico por diez días.

Le siguieron los adultos, todos frente al altar; nadie le hizo el feo, a pesar de su agrio sabor, por el contrario, una vez dado a probar a todos los presentes, se colocó en cantidad suficiente a los músicos, y siguió la repartición.

A nombre de las familias Pimas, el Gobernador Coyote Jimenez y la Regidora Duarte  agradecieron al Delegado de la CDI su presencia, por ser la primera vez que una autoridad federal los visitaba, y por el apoyo recibido para hacer esta celebración.

Además, le plantearon diversas necesidades de sus comunidades, como es la rehabilitación y ampliación del sistema de agua potable en Maycoba y La Dura; apoyo para compra de ganado y un proyecto de cabañas para rentar, así como un albergue en El Kipor para que los niños no tengan que caminar largas distancias en tiempo de frío.

En respuesta, José Luis Germán se comprometió a dar seguimiento a estas peticiones, principalmente el proyecto del albergue, para beneficio de los estudiantes.

“Voy a estar en contacto permanente con ustedes, apoyándolos, buscando no solamente que preserven sus tradiciones, sino que mejoren su calidad de vida”, aseguró.

Los 68 niños que atiende el comedor de la CDI en El Kipor también lo acompañaron en esta visita, platicaron con él y le agradecieron tener alimentos todos los días.

Previamente, el Alcalde Isaul Holguin Valenzuela le expusó el problema de falta de agua en la comunidad de Maycoba, para lo cual acordaron realizar un proyecto en conjunto Ayuntamiento y CDI, que permita dotar del vital líquido a esta comunidad.



Compartir