Domingo, 16 de Junio de 2019
AL INSTANTE: Castigarán con cárcel "pasar el pack" en Querétaro.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

David Palafox y la cara de pendejo

David Palafox y la cara de pendejo

25 de Apr del 2018, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Porqué David Palafox Celaya no respondió en el momento como lo hizo horas, muchas horas después en redes sociales. Y no es pregunta.

Más bien intentamos aportar ideas o elementos que contribuyan a entender el bochornoso momento que pasó este priista, al subirse a un camión urbano en modo candidato a diputado federal del tercer distrito.

Que sirva de ejemplo y encontrar los motivos por los que un político mediocre puede recibir tal reprimenda pública prácticamente sin meter las manos y sin hacer gesto.

Hay quien sugiere prudencia, confusión o respeto; los más “duros” le señalan impreparación o falta de argumentos.  

Sin sutilezas, como lo habría dicho la señora del camión: David Palafox no reacciona porque a su escasez de recursos los limita que le corresponde parte de culpa, al haber sido cómplice de la actual administración municipal repudiada en niveles de la anterior.

No responde, porque no puede probar empatía ni se pudo diferenciar con resultados concretos al llevar años en campaña sin soltar la cantaleta del ex gobernador Padrés y su indudable desordenado sexenio.

Porque, como presidente de la Comisión Anticorrupción en el Congreso, se ha dedicado únicamente a satanizar el pasado y a distraer con leyes simplonas y secundarias.

Porque mientras un hermosillense promedio no duerme aterrado por la inseguridad en su colonia y el riesgo de eventualmente perder su patrimonio, a este bufón legislativo le da por bailar mambo.

Debe ser improbable que David Palafox articule defensa ante un reclamo contundente e inesperado, si se recuerda que se ha dedicado a respaldar cada una de las decisiones municipales que han golpeado el bolsillo de los ciudadanos.

Como diputado local de la actual legislatura, por sus manos pasaron los incrementos –entre otros- al transporte público y a la tarifa del agua en el municipio de Hermosillo.

Y si se atrevió a encarecer el transporte sin condicionar y garantizar la mejora en el servicio, ¿cómo se le ocurre subirse a un camión a repartir volantes prometiendo hacer desde la Cámara lo que aquí no quiso o no pudo?

¿A caso vio que tenían “cara de pendejos” (así preguntó impecable la Señora)? ¡Cómo se expone sin considerar la posibilidad de un incidente como el que ahora lamenta!

¿Imaginan a Maloro Acosta recorriendo módulos de Agua de Hermosillo, saludando y aspirando convencer a quienes hacen fila para pagar recibos de 500 pesos (y que a inicios de su gobierno no pagaban más de 150 pesos)?

¿Compartiendo la rabia e impotencia del vecino que todos conocemos, al que ya le dieron un cristalazo o se le metieron a robar a su casa?

Maloro Acosta no se aventuraría a este tipo de suicidio político porque al margen de la (amarga) experiencia de gobierno, él sí es un candidato inteligente, con tablas y pudoroso.

Los candidatos insolventes como David Palafox se quedan pasmados ante un ciudadano que los enfrenta, porque están desfasados y que a pesar de haber fallado presumen el desastre, se mantienen en la demagogia y dedican menosprecio.

En ello radica el éxito de políticos como Toño Astiazarán, un candidato que a pesar del origen priista hace campaña explicando los beneficios de lo ya logrado. Como base que distingue y legitima.    

No todos son iguales, y eso debió recalcar con elocuencia; invitar al diálogo, no solo escuchar, aprovechar el incómodo momento y convertirlo en una oportunidad para dignificar el oficio y detallar su propuesta.  

Los políticos como David Palafox no reaccionan, porque están penosamente limitados, porque desde el poder suelen subestimar la indignación social y porque olvidan que un camión urbano no se parece a un concursito electorero que busca talentos.

Porque se han vuelto cínicos consumados que disimulan la realidad en percepción, porque no entienden el hartazgo y porque descalifican al opositor.  

Porque todavía les sorprende que la gente esté enojada, no esperan que los increpen y olvidan la capacidad de comunicación y los alcances que ahora tiene un simple usuario del transporte para transmitir en vivo la vergüenza de un candidato.

De un candidato desprestigiado que, a destiempo, se ve obligado a agradecer el valor que él nunca tuvo.  

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com                                                                                   

Twitter: @masmedio



Compartir




LO MÁS VISTO